Nueva Ley de Seguridad Privada : El ciudadano más desprotegido

La modificación en la ley de seguridad privada publicada en el BOE con fecha de 18 de febrero 2011 intenta regular la responsabilidad de las Centrales receptoras con el fin de evitar falsas alarmas y tener que desplazar a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado tras un aviso erróneo.

La medida aplicada conlleva el salto de alarma por parte de 3 o más detectores en un plazo máximo de 30 minutos.

De esta forma, tras el salto de alarma de un detector, la Central receptora daría aviso al Cliente pero no a la policía, ya que tras la nueva ley no se permite.

La solución a este problema pasa por la ampliación de detectores, la contratación de un Acuda (Guardia de seguridad de la empresa) o el cambio de alarma por otra que pueda comprobar imágenes.

En tiempos de Crisis en que el ciudadano intenta evitar gastos o cuotas mensuales, se cuestiona entonces la efectividad de contratar una Central receptora de Alarmas. Pagar Cuotas para ser avisados del salto de alarma pero no poder dar aviso a la policía, es un servicio incompleto al que no estaban acostumbrados.

De esta forma se plantean nuevas alternativas, como instalar sistemas de seguridad que den aviso directamente al cliente sin pasar por Centrales Receptoras y evitar así el pago de Cuotas. Equipos que están preparados para transmitir las señales con la misma efectividad que una CRA.

En definitiva, como siempre es el ciudadano el que debe asumir económicamente los cambios en la nueva ley que le deja más desprotegido.

El siguiente artículo se publicó el 18 de febrero de 2011 en el BOE:


Articulo 7. Verificación secuencial.

1. Para considerar válidamente verificada una alarma por este método técnico, han de activarse, de forma sucesiva, tres o más señales procedentes, cada una, de elementos de detección diferentes y en un espacio de tiempo que dependerá de la superficie o características arquitectónicas de los inmuebles pero que nunca superará los treinta minutos.

Para la determinación de la ubicación y distancia entre los elementos de detección, en la elaboración del proyecto de instalación deberá tenerse en cuenta el espacio de tiempo al que hace referencia el párrafo anterior.

2. La condición de alarma en un primer y segundo detector proporcionará una alarma sin confirmar. Si a continuación se produce la activación de un tercer detector, el corte de la línea o una alarma de sabotaje, dentro del tiempo especificado, se considerará como una alarma confirmada. Si esta tercera condición se hiciera fuera del tiempo previsto, será necesario utilizar otros medios para confirmar la alarma.

Descargar BOE del Viernes 18 de febrero de 2011 en formato PDF